Halloween puede ser todo el año

Una noche de brujas la podemos vivir en cualquier momento del año.

Este post no lo dedico a lo que me especializo sino a lo que no he podido entender. Este 2015 me he dedicado a estudiar y analizar corporaciones que han creado su propio manifiesto para mantener el clima laboral de su organización, por ejemplo Zappos y su felicidad en una caja de zapatos, la cuál logra cumplir objetivos de negocio.

Actualmente en Venezuela existe una fuga de talento humano lo que ha llevado a las organizaciones a sobrevivir como mercado de subasta a ver quién apuesta más por el talento que tiene bajo su techo. Pero ninguna se ha volteado a preguntar o entender realmente el talento de esa persona, que necesidades tiene a parte del kilo de Harina Pan y la cola de Farmatodo.

Cuando comencé a gerenciar una agencia digital me toco vivir crisis que jamás había vivido gerenciando equipos, pero entendí que era una generación que tenía otros detonantes que les permitía conectarse con la compañía más allá de las responsabilidades bajo su cargo. Que podían apasionarse y apropiarse de proyectos tantos como el CEO, pero que necesitaban reconocimiento de la comunidad para seguir adelante. No se trataba de un cestaticket o un bolívar más.

Hoy, pienso que las organizaciones deben entender la sinergia entre lo que amas y lo que haces. Que no se trata de un bombillo encendido, del mute del día, del modelo bancario y menos de etiquetar sin argumentos al personal. Se trata de lograr entender el valor del tiempo para la organización y para el talento humano, de conectar pasiones, establecer retos, entender eso llamado equipos multidisciplinarios.

El Amigo de mi amigo quedo en el modelo de los 90, ahora un perfil en Linkedin o Behance tiene más peso que tu tarjetica de amistad. Que el conectar y compartir, llegó del mundo on al off, de las redes sociales a las redes profesionales.

Me gusta tener gente con pasiones en mi equipo, gente que tenga posición ante la vida, que no opine lo mismo que yo, que tenga ideales, proyectos, amores, decepciones pero no dramas (esos no me importan mucho jajajjajjaj).

La crisis llegó al fulano clima organizacional, así que lo atacas o lo ventilas desde la azotea de la vecindad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s